Masala Chai, receta y propiedades

Masala Chai, receta y propiedades

Receta para preparar el té más popular de La India: Masala Chai

Puedes elaborar tu propio té Chai en casa, tan sólo necesitamos disponer de estos ingredientes:

  • ¾ de una taza de agua
  • ½ taza de leche
  • 1 cucharadita de té negro
  • 1 grano de cardamomo abierto
  • 1 clavo de olor
  • 3 bayas secas de pimienta negra
  • 1 trocito de canela
  • ½ cucharadita de raíz de jengibre rallada
  • Azúcar o edulcorante al gusto

Como puedes observar, éstos no son ingredientes que cuesten de encontrar hoy en día, aunque si eres una de esas personas que no les gustar pasar mucho tiempo en la cocina, podemos chivarte que muchos establecimientos especializados o en cualquier sitio de internet se venden bolsitas de este té ya preparadas.

Si quieres alardear de haberlo preparado tú mismo, te dejamos los pasos aquí, es muy sencillo:

  1. Primero debemos moler la pimienta, el cardamomo y el clavo hasta obtener un polvo, no tiene que ser muy fino.
  2. Colocamos el agua a hervir con la leche y añadimos las especias trituradas junto con la canela y dejamos que hervir 5 minutos.
  3. Reducimos el fuego, y añadimos el té negro y el jengibre y dejamos hervir 5 minutos más o, si quieres dejarlo más tiempo hazlo hasta cuando oscurezca el té.
  4. Una vez esté a tu gusto se cuela y lo servimos. Recomendamos hacerlo tibio.

Una vez elaborado, podemos tomar habitualmente este té e iremos descubriendo poco a poco los beneficios del Masala Chai que, al contener una gran variedad de ingredientes que resultan beneficiosos de forma individual, el conjunto otorga a este té sus múltiples propiedades.

Este té es considerado como una bebida relajante. También es un poderoso estimulante qué promueve y estimula la digestión y el equilibrio del organismo. Gracias al jengibre, el té Masala Chai goza de propiedades antinflamatorias naturales y el clavo contribuye a relajar los músculos y reducir la inflamación.

Se dice que  gracias  a la cantidad de antioxidantes que posee previene las enfermedades cardiovasculares, ayudando también a bajar la presión arterial y el colesterol.